El vídeo viral o en busca del Arca perdida

Estas reflexiones parten de una conversación con un colega de profesión que, al hablarme de su actividad profesional, me comentó que era especialista en “el vídeo viral”. Se me puso una cara similar a la de la niña del famoso meme.

TeethGirlMeme

Un montón de ideas pasaron rápidamente por mi cabeza: ¿especialista en vídeo viral? ¿Cómo? ¿Es eso posible? Teniendo en cuenta la lucha actual de las marcas por conseguir viralizar sus contenidos en medios sociales pensé que este chico había descubierto la famosa fórmula de la Coca-Cola. Enseguida llegué a la conclusión de que ser especialista en crear vídeos virales es imposible, tan imposible como intentar controlar el tiempo o como encontrar el Arca de la Alianza.

No me hagas un viral, por favor

Con las Navidades y la dificultad para captar la atención de unos medios más saturados aún que de costumbre, llueven los intentos de ser “la campaña más viral de la Navidad”, algunos con más éxito que otros.

Ya comentábamos días atrás en este blog las campañas de la Lotería de Navidad frente al #hazteextranjero de Campofrío, o el milagro navideño de Westjet. Otras también han dado que hablar, como la campaña participativa de los 100 años de Freixenet (esta más centrada en el contenido de usuario). Ahora, compitiendo con el espíritu navideño llega una nueva campaña de KH7 que si bien cuenta con elementos de las anteriores (el prestigioso director J.A. Bayona, la figura del “famoso” que irrumpe de pronto en el storytelling de la campaña), parte de la base que convirtió en un éxito su campaña anterior: la sexualización de algo tan aburrido como un producto de limpieza.

Primavera Sound y cómo hacer ruido a través de Twitter

Hay marcas que utilizan la frase “que hablen de mí, aunque sea mal” y obtienen beneficios de su discutible estrategia. Otras cuidan su imagen y prefieren que hablen de la marca pero bien, aunque para eso se necesita tener una imagen de marca potente y embajadores de marca que sirvan para hacer ruido y publicidad. El departamento de comunicación del festival de música barcelonés Primavera Sound demostró hace una semanas cómo hacer un viral de primer nivel que se convirtió en un ejemplo del buen uso de las redes sociales sin siquiera despeinarse.