La inversión publicitaria se recupera

La vuelta a la rutina tras las vacaciones veraniegas se presenta muy interesante y esperanzadora en los sectores de la comunicación y el marketing digital. Aunque en ambas disciplinas -y en otros entornos online relacionados- ha habido bastante “movimiento” durante los últimos años a pesar de la crisis económica, todo hace presagiar que la inversión de los anunciantes en estos aumentará durante las próximas semanas y meses según las expectativas mostradas por diversos indicadores clave de la profesión.

De hecho, ya durante el primer semestre de 2014, como recogen varias investigaciones presentadas recientemente, la inversión publicitaria y en acciones de marketing digital ha crecido y se estima que esto no sea un espejismo y continúe al alza de aquí a final de año. Y es que la inversión en Internet y en otras herramientas digitales es uno de los motores que tira del carro de la recuperación publicitaria general.

Encuentra las cinco diferencias entre Community Manager y Vieja del Visillo 2.0.

Pero ¡¡¡qué bien que se está de vacaciones!!! Es la mejor época del año, donde todos descansamos de la rutina, las obligaciones, el estrés… Entramos en modo “ameba” y relajamos nuestra mente; algo que  es totalmente necesario. Pero no he venido a hablaros de lo que molan los mojitos: tener tiempo libre se agradece también para poder hacer reflexiones, así que aprovecho para compartir una con vosotros y de paso daros unos consejos sobre la profesión.

Estaréis de acuerdo conmigo en que nuestro trabajo es altamente cualificado y necesitamos de una preparación y formación extremadamente cuidada para que podamos entrar a formar parte de una marca y nos convirtamos en su altavoz online. Es importante evitar caer en una variante más de “andar por casa”, que yo califico como Vieja del Visillo 2.0. y a la que todos podemos evolucionar si no nos exigimos unos criterios de calidad mínimos.

Grandes marcas de moda y el medio social: el ejemplo de Burberry

Allá por 2010 los grandes medios de comunicación social empezaron a analizar cómo las grandes marcas de moda estaban gestionando su acercamiento al social media. Habían transcurrido 4 o 5 años desde el efervescente nacimiento y crecimiento de Facebook (2005), Twitter (2006) o YouTube (2005); por lo que estos medios comenzaron a preguntarse si las grandes maisons de moda estarían listas para entrar en la vorágine del social media.

Pese a que 2010 parece muy lejano, muchas de estas casas todavía no saben cómo aterrizar de lleno en un mundo tan vertiginoso como el suyo propio.

Sin embargo, un buen y primer ejemplo de atrevimiento, es el de Oscar de la Renta, que se adelantó sorprendiendo a todos en junio de 2009 haciendo que una figura que dejara de ser parte del backstage del entramado de la moda, y saltara al escenario: su PR Girl.

Swarm

El futuro de Foursquare y de Swarm

Foursquare está inmersa en lo que podría suponer el cambio más importante de toda su corta historia, desde su nacimiento en 2009. La herramienta de geolocalización ha modificado recientemente -y hasta eliminado- algunas de sus señas de identidad más características, mientras lanza otra aplicación, Swarm, que recoge parte de estas, aunque, por otra parte, la gamificación queda diluida y la interacción con los amigos cobra mucho más peso.  A priori es bastante difícil predecir cuál será el futuro de la compañía a medio y largo plazo, pero, a corto, como decíamos, está realizando una serie de movimientos estratégicos, cuanto menos, arriesgados. Dicen que quien no arriesga no gana y que hay que renovarse o morir, por lo que, si le sale bien la jugada, quizá Foursquare pueda lograr ese espaldarazo definitivo que se le resiste para consolidarse. Aunque también puede morir en el intento.

Marca personal: ¿infografía sobre posicionamiento o selfie gatuno?

Cuando hablamos de marca rápidamente se nos agolpan en la cabeza un montón de empresas comerciales. Con sus productos, sus logos, sus campañas y demás. Pero las marcas pueden ser mucho más que una factoría que pretende dar lustro al bonito ejercicio pecuniario. Una marca puede ser una organización asamblearia, un club de fútbol, una ONG o una persona. Una marca es todo aquello a lo que le podemos atribuir una serie de valores, un universo conceptual, y que tiene la misión de darse a conocer para poder fraguar sus objetivos. Así pues, dentro de este paraguas podemos encontrar una especie cada día más en boga, y ésta no es otra que los profesionales de los Medios Sociales. Aquellas personas que ejercen de SMM o CM, trabajando para cuentas ajenas o propias, y que habitan en las plataformas sociales como parte de sus herramientas de trabajo.

Como marcas que son, las personas que trabajan en MS tienen que ser conscientes de qué todo lo que hacen a nivel 2.0 va a parar al saco de su propia marca. Son esclavos de ella. Para bien y para mal. Tienen una cuenta de Twitter con su nombre y apellidos. Ese es su valor; su propia nomenclatura. Tuitean sobre tendencias del sector, las últimas novedades de Instagram, la última compra de Mark Zuckerberg o interesantístimos posts sobre link building y posicionamiento orgánico. Pero no debemos olvidar que son personas. Personas-marca. ¿Entonces dónde están los selfies con la parienta el domingo en el vermú? ¿Y el gatico haciendo acrobacias en el sofá? ¿O la correspondiente pérdida de papeles cuando a tu equipo le marcan el tercero y te acuerdas de toda la rama genealógica del colegiado por parte de madre? Es un problema. Parece que no se pueden mezclar las dos cosas. ¿Deberían poderse mezclar las dos cosas? ¿O es un ejercicio imposible donde no existe equilibrio real? Si ven una sombra acercarse del cielo no asustarse, son estas preguntas lanzadas al vuelo.

Community Manager, ¿cuánto vale tu trabajo?

En un sector en el que no existen unas tarifas establecidas, esta es la pregunta del millón. Fijar un precio por nuestro trabajo de CMs no es fácil. Cuando además eres nuevo en esto y tienes que fijarlo por primera vez, la cosa se complica.

Todos corremos el peligro de pensar que valemos un Potosí y fijar unas tarifas astronómicas. Esto ha pasado mucho y, sobre todo en los primeros años, hay quien se ha forrado. Pero los clientes aprenden, salen al mercado, valoran ofertas y al final deciden, así que hay que procurar no salirse de los precios del mercado, ni por arriba, ni por abajo. Si te pasas, dejas de ser competitivo por exceso pero si tiras los precios, revientas el mercado y eso nos perjudica a todos.

¿Sabes qué dicen de tu marca en internet?

Según el último estudio realizado por emarkerter.com e internetretailer.com, cada vez son más los usuarios que recurren a Internet para buscar información sobre los productos que desean comprar. Actualmente se calcula que un 42% de los compradores online acude a Internet para informarse sobre productos o servicios, pero también un 21% se informa en este medio a través de reseñas de expertos y de opiniones de otros consumidores. ¿Necesitas más datos para convencerte que debes cuidar y potenciar tu reputación online?

El milagro navideño de WestJet o cómo ser viral sin ser objeto de burla

Cuando aún nos estamos recuperando del infame anuncio de la Lotería de Navidad que ha llenado de memes y parodias las redes sociales, nos encontramos con acciones de marketing navideñas que nos devuelven la fe en la creatividad. Hablo de la espectacular campaña con la que la aerolínea canadiense Westjet nos ha sorprendido a todos.

Westjet

¿Es Facebook cada vez menos “user-friendly”?

Facebook nació para conectar personas y para compartir. Ha pasado ya casi una década desde entonces (que se dice pronto), y en 9 años y pico muchos son los cambios que ha experimentado –aunque también habrá quien prefiera decir sufrido– la red social más popular hasta la fecha.

La plataforma, tal y como la concibió Zuckerberg en 2004, poco tiene ya que ver con el gigante que conocemos hoy. Y no me refiero sólo a los lavados de cara, nuevas funcionalidades y nuevas políticas de privacidad, sino a que esas personas conviven ahora con todo tipo de marcas e instituciones.