Taylor Swift Portada Times

Lo que todas las marcas pueden aprender de Taylor Swift

Si la marca personal fuera un videojuego, Taylor Swift se habría pasado el modo experto antes de cumplir los 25. Rubia, delgada, joven, cantante de pop y multimillonaria, saltó a la palestra como novia fugaz de ídolos adolescentes como Joe Jonas, de los Jonas Brothers, Taylor Lautner (el chico-lobo de Crepúsculo),  y Harry Styles, de One Direction, entre otros; todo ello entre 2008 y 2013. Pero también es la número 65 en la lista Forbes de mujeres más poderosas del mundo, primera mujer en ser nombrada Mujer Billboard del Año en dos ocasiones (2010 y 2014) y ha conseguido conquistar a grupos de punk y policías de Dover, entre otras simpatías inesperadas.

Unir las esfera “on” y “off.” ESA gran tarea

Cuando hablamos de movilización, casi siempre, queremos ir a la calle. La gente, caminando, en sus trabajos, en sus estudios, en sus entornos familiares y de amistad, es la que hace posible los cambios. La tecnología es solo un medio más. Y las personas hoy día, además de contar con nuestra vida “de carne y hueso” en muchos casos, tenemos una identidad digital más o menos trabajada, pero que ahí está, ocupando espacio, tiempo e importancia. ¡Ya no digamos los y las jóvenes! Por eso cada vez más lo que queremos llevar a la calle, queremos trasladarlo también a esa esfera “on”. Sí, hay campañas y acciones pensadas en exclusiva para uno u otro, pero, y esa es mi experiencia y lo que observo, para las grandes y transversales, la unión de las dos es importante.

Trabajo en Amnistía Internacional como Community Manager desde hace ya unos 7 años y he visto la evolución de ese matrimonio. He tenido la suerte de ser parte de ella. Cuando hablamos de un sector que primero toma las calles y es ahí donde se defiende históricamente bien porque la conoce y que cuenta con menos recursos que el privado, no deja de ser interesante observar ya no solo el cambio de “chip” que supone para sus miembros el integrar la parte digital sino también, ver cómo los procesos han cambiando.

Pantallazo para CS

 

Marca personal: ¿infografía sobre posicionamiento o selfie gatuno?

Cuando hablamos de marca rápidamente se nos agolpan en la cabeza un montón de empresas comerciales. Con sus productos, sus logos, sus campañas y demás. Pero las marcas pueden ser mucho más que una factoría que pretende dar lustro al bonito ejercicio pecuniario. Una marca puede ser una organización asamblearia, un club de fútbol, una ONG o una persona. Una marca es todo aquello a lo que le podemos atribuir una serie de valores, un universo conceptual, y que tiene la misión de darse a conocer para poder fraguar sus objetivos. Así pues, dentro de este paraguas podemos encontrar una especie cada día más en boga, y ésta no es otra que los profesionales de los Medios Sociales. Aquellas personas que ejercen de SMM o CM, trabajando para cuentas ajenas o propias, y que habitan en las plataformas sociales como parte de sus herramientas de trabajo.

Como marcas que son, las personas que trabajan en MS tienen que ser conscientes de qué todo lo que hacen a nivel 2.0 va a parar al saco de su propia marca. Son esclavos de ella. Para bien y para mal. Tienen una cuenta de Twitter con su nombre y apellidos. Ese es su valor; su propia nomenclatura. Tuitean sobre tendencias del sector, las últimas novedades de Instagram, la última compra de Mark Zuckerberg o interesantístimos posts sobre link building y posicionamiento orgánico. Pero no debemos olvidar que son personas. Personas-marca. ¿Entonces dónde están los selfies con la parienta el domingo en el vermú? ¿Y el gatico haciendo acrobacias en el sofá? ¿O la correspondiente pérdida de papeles cuando a tu equipo le marcan el tercero y te acuerdas de toda la rama genealógica del colegiado por parte de madre? Es un problema. Parece que no se pueden mezclar las dos cosas. ¿Deberían poderse mezclar las dos cosas? ¿O es un ejercicio imposible donde no existe equilibrio real? Si ven una sombra acercarse del cielo no asustarse, son estas preguntas lanzadas al vuelo.

Facebook se “tuiteriza” aún más con los Trending Topics

En Facebook, como en la vida, lo único que permanece inalterable es el cambio constante. En su búsqueda de la rentabilidad, o de su identidad, o de lo que sea que Facebook esté buscando, la red social por excelencia ha emprendido el camino de la imitación y poco a poco se va “tuiterizando”.

Primero añadió los hashtags y ahora ha empezado a probar los Trending Topics, dos elementos propios de Twitter que, además, diferenciaban a la red de microblogging de cualquier otro medio social.