Retos, frustraciones y satisfacciones del docente

Cuando era pequeña, nunca pensé que una de mis actividades profesionales sería la docencia. Mi madre se ha dedicado toda la vida a esto, pero quizás por eso, porque yo veía “lo que hay detrás” y lo agotador que es en ocasiones, creo que no me llamaba nada la atención.

Ahora tengo la SUERTE (sí, con mayúsculas) de pertenecer al equipo de profesores de este curso de Community Management de la Fundación UNED y hoy quiero hablaros de los retos y frustraciones que en ocasiones supone esto, pero también de las enormes satisfacciones que te aporta.

  • RETO (+ FRUSTRACIÓN o SATISFACCIÓN): Conseguir que los alumnos aprendan de verdad: para mí es el principal reto, por muy obvio que pueda parecer. Me tomo muy en serio mi trabajo y me implico al máximo tratando de hacerles razonar y reflexionar, exprimir su sentido crítico y constructivo, les muevo para que salgan de su “zona de confort” y no se queden en la evidencia de las cuestiones planteadas. Este mismo reto puede dar lugar a frustración o a satisfacción: frustración cuando, por más que lo intentas, un alumno ni se inmuta y literalmente decide pasar de todo. Ley del mínimo esfuerzo y a correr. Satisfacción cuando, por el contrario, ese alumno responde y acepta el “reto” que le planteas, se esfuerza por ir un poco más allá, y por ende, aprovecha al máximo la experiencia formativa y aprende de verdad.
  • FRUSTRACIÓN: Esforzarte al máximo en los feedbacks que das a los alumnos precisamente porque tu fin último, más allá de poner una calificación numérica, es que aprendan de verdad, y que en el siguiente trabajo te des cuenta de que ese feedback le ha entrado por un oído y le ha salido por el otro (esto mismo pero a la inversa, sería una satisfacción).
  • SATISFACCIÓN: Que los alumnos valoren mi atención, energía y dedicación. Yo les digo a ellos que es mi trabajo, y por lo tanto mi obligación, pero confieso que me emociona tener ese feedback por su parte. Seamos sinceros ¿a quién no le haría ilusión?
  • SATISFACCIÓN: Que al finalizar el curso se molesten en escribirte un mail para darte las gracias por la paciencia y por todo lo que les has enseñado. Esto me alimenta, me llena saber que realmente estoy enseñando y educando sobre la que es mi profesión, el social media.
  • SATISFACCIÓN (y muy grande): esos alumnos motivados y con interés que aportan tanto y plantean cuestiones tan interesantes que te hacen aprender a la vez que enseñas. Por supuesto, el aprendizaje es bidireccional, como las redes sociales ;)

Como es evidente estos retos, frustraciones y satisfacciones están basados en mi experiencia particular, y no tienen por qué coincidir ni con otros compañeros del curso ni con otros compañeros de profesión. Si eres colega de profesión, me encantaría que me contaras en los comentarios qué te parecen ¿te identificas conmigo, o tu experiencia es diferente?

Author: Beltzane Belart Comunicadora, estratega y docente en el curso de CM de la Fundación UNED. Feliz de poder guiar a los alumnos en el apasionante y cambiante universo del social media.