CM, programador y entrenador de dromedarios

Los que nos dedicamos a esto, o los que os estáis formando para ello, tenemos claro que el Community Manager debe ser una especie de hombre (o mujer)-orquesta. Son muchas las funciones que debe desempeñar, y muy variadas las aptitudes que tiene que tener para poder hacerlo bien. Peeeero… últimamente me estoy encontrando con ofertas de empleo en las que parece que lo que quieren, más que alguien que les gestione las redes sociales, es una persona que haga las funciones de cuatro o cinco empleados.

Lo siguiente es un anuncio real, dicho con otras palabras para que nadie lo reconozca ni se ofenda. Atención al orden de las funciones, que eso sí lo he respetado:

Anuncio

Leyendo esto, cualquiera podría pensar que está poco preparado. Da igual si ha hecho un buen curso o si tiene incluso algo de experiencia; lee un par de ofertas como la de la imagen y su conclusión es que jamás se podrá dedicar a esto. Pero tranquilos, una oferta así, simplemente, no es seria. Ni tampoco lo es la empresa que la publica. Vamos a analizarlo por partes, para que tengáis claro qué debéis saber y qué no.

Empezamos por la web. No somos informáticos ni programadores, no arreglamos DVD´s ni vamos a ser capaces de averiguar qué le pasa a la conexión de Internet del vecino, que tiene cortes de vez en cuando (esto, os lo juro, a mí me lo han preguntado). Por lo tanto, si sabemos actualizar una página, bien por nosotros, pero no es algo que nos puedan exigir.

El SEO es otra historia. Sí debemos tener unas nociones mínimas, entre otras cosas porque hay redes sociales que influyen bastante en el mismo (Google+ se usa para poco más que eso, LinkedIn puede dar un buen empujón…) y porque si nos toca actualizar el blog nos vendrá bien tener claras las palabras clave y cómo utilizarlas, saber las ventajas e inconvenientes del linkbuilding… Eso sí, de ahí a que tengamos que encargarnos del SEO y el SEM de la empresa, hay un abismo.

Nadie nos libra de necesitar ciertos conocimientos sobre estrategia online. Al igual que deberíamos conocer los principios del marketing, porque las redes sociales son una herramienta más de la estrategia de marketing de cualquier compañía. Muchos de nosotros, yo entre ellas, somos licenciados en Publicidad, y hay que reconocer que contar con esas bases ayuda y mucho a entender al consumidor, el enfoque de la estrategia, el estudio del target y muchos otros factores que nos son de gran utilidad en nuestro día a día. Pero no perdamos el norte. La estrategia online es algo mucho más complejo y debe estar supervisada por una persona que tenga una formación específica para ello. Con ella deberíamos trabajar codo con codo y todo lo que podamos aportar nos vendrá bien, pero son dos perfiles diferentes.

El diseño gráfico es algo que “se nos supone”, no entiendo muy bien por qué. Imagino que es porque tanto los diseñadores como los CM hemos tenido que oír mil veces que nuestro trabajo se hace en diez minutos y que para llevarlo a cabo hay que saber apretar tres botones y cuatro tonterías más. Pero decidme qué tiene que ver una cosa con la otra. Es cierto que si no contamos con una agencia de publicidad o un diseñador por ser una empresa pequeña, nos será muy útil saber cambiar el tamaño de una foto para adecuarla a las especificaciones de cada red, meterle un filtro o incluir en ella un logo. Como con todo lo demás que hemos nombrado, los conocimientos nunca sobran. Pero vamos, que también sería bueno que supiéramos hacer una riquísima tortilla de patatas y no por ello deberían pedírnoslo como requisito para trabajar en esto.

De los trámites de facturación qué voy a decir… Si sois autónomos, lógicamente, ya os buscaréis la vida con vuestros gastos e ingresos, pero si alguien quiere contratar un community para que le lleve la contabilidad, mala pinta tiene el puesto, la empresa y el que ha puesto el anuncio. Sobre todo este último.

Y por último, ya casi como un extra (les ha faltado poner un “se valorará también…” delante) nos piden que sepamos dinamizar las redes sociales. Y aquí es donde cabría explicarle a la empresa que además de eso, sabemos crear una estrategia, establecer unos objetivos para cada canal, curar contenidos, presentar un estudio sobre el target, adaptar el tono de las comunicaciones al mismo y a cada red, realizar una campaña, monitorizar resultados, enfrentarnos a una crisis… que ser community manager es mucho más que “dinamizar”, postear y responder comentarios. Que hay que saber hacer muchas cosas. Pero no esas, señores.

Author: Esther Rosado