Un MacBook, wi-fi y un pijama

8 cosas que todo CM freelance sabrá de qué hablamos.

La acuciante crisis económica de los últimos años, la precarización del mercado laboral y la búsqueda de nuevos horizontes laborales ha llevado a un combo vital a muchas personas de este país: ser Community Manager y ser freelance. Todo al mismo tiempo. No son muchas las empresas que pueden permitirse el sueldo mensual de un CM, con lo que la aparición del autónomo, junto las ganas de ahorrarse un dinerillo, es una realidad fehaciente en estos nuestros días. Eso nos lleva a un puñado de profesionales trabajando cada día en sus casas. Con su portátil, su wi-fi que pagan mensualmente a precio de brillante con nombre polaco, y su pijama de cuadros de H&M afelpado. Una situación que lleva a momentos cotidianos que cualquiera que entienda esto seguro que ha vivido alguna vez. Este es un post para sacar un poco de hierro al asunto y saber reírnos de nuestra realidad. No pretende ser un análisis concienzudo ni del intrusismo en el sector, ni de la precariedad freelance ni cualquier intelectualidad que alguno quiera darle.

Así que repasemos 8 momentos que cualquier Community Manager freelance ha vivido en sus carnes:

1.No tengo horarios, ¡soy libre! – Bueno, digamos que una libertad esclavizada. Sí, puedes tomarte una tarde libre de vez en cuando. O algún día levantarte tarde si la noche anterior se ha complicado. Incluso quedarte viendo los partidos de pelota vasca en Neox mientras desayunas. Pero el trabajo que tienes que hacer es el mismo, y hay que sacarlo. Puedes posponerlo, pero el trabajo no se esfuma. Ni a las 5 de la tarde puedes levantarte y olvidarte hasta la mañana siguiente. No amigo. Luego vienen los domingos por la mañana respondiendo comentarios en Facebook, las largas noches haciendo informes de analítica o la monitorización de un hashtag el día de Navidad.

Solidaridad 2.0: Nuevas formas de financiación para ONGs

“Ya nada volverá a ser como antes”, este podría ser el título de una canción dedicada al tercer sector en nuestro país; y es que, según un estudio de la Fundación PricewaterhouseCoopers, Esade y La Caixa, desde el año 2011, la caída de la financiación a las ONGs ha sido del 8%  -esto, en colectivos sin ánimo de lucro, significa directamente pérdidas. Es más, la estimación para los próximos cinco años no es mucho más alentadora…

Toca reinventarse para sobrevivir. Y las ONGs no están solas en este camino: van de la mano del 2.0 y de la multitud de nuevas ideas surgidas de eso a lo que llaman “crisis”. Esa parte de la sociedad que reconoce el tercer sector como clave en el desarrollo tanto social como económico de nuestro país se ha movilizado, utilizando las posibilidades de las nuevas tecnologías para crear proyectos maravillosos y dar la oportunidad a toda la sociedad de participar, tenga recursos económicos o no, en las causas en las que crean. Es lo que se conoce como Solidaridad 2.0.

¡Todos al Twestival! Sí, es una orden.

Primero, el motivo de peso. Si asistes al Twestival Barcelona que se celebrará en la Sala Razzmataz el próximo 24 de octubre estarás contribuyendo con el 100% de tu entrada a la Casa dels Xuklis, una casa de acogida para niños y niñas enfermos de cáncer. Sabemos que no necesitamos decirte mucho más, pero igualmente vamos con motivos más accesorios pero no por ello poco jugosos. Asistir al Twestival Barcelona no sólo te hará contribuir a una noble causa sino también pasártelo pipa con un cartel que te hará dar palmas de la emoción. Porque dentro de las paredes de Razzmatazz te estarán esperando Delafé y las Flores Azules, The Pinker Tones, Santa Rita, Empty Cage y los Indies Cabreados a los mandos de la cabina del dj. Y eso sin olvidar que si no podéis asistir el próximo 24, tenéis la opción de realizar un donativo para contribuir a la causa. Abajo os explicamos esta última opción con más detalle.

Brutal, ¿verdad? Pues antes de que os mareéis de la emoción vamos a tratar de explicar qué es exactamente esto del Twestival.

Retratos en los Medios Sociales

Como profesionales del Community Management estamos acostumbrados a ver, analizar, evaluar, comparar…  los datos que nos llegan diariamente de nuestras acciones en redes sociales. Hay una gran cantidad de herramientas a nuestro servicio con multitud de gráficas y estadísticas que nos permiten valorar si nuestra estrategia es correcta o debemos de mejorarla. Sin embargo, nos podemos aproximar a esos datos a través de una doble perspectiva: podemos presentarlos en nuestro informes de manera ortodoxa (datos y más datos, siempre útiles y aburridos), o por el contrario podemos tirar por la vertiente gráfico-artística. Esto es, exponer los datos de una manera bonita, sorprendente, más estética. Quizás esta última no sea la manera más acertada de presentar la información a un cliente, pero algunas veces lo mejor es relajarse y disfrutar de la belleza del social media solo por su originalidad.

" El contenido es el fuego y los Medios Sociales son la gasolina. "Max Fackeldey

 
https://twitter.com/jovanGood/status/341608895871074304