Carpe Diem 2.0

Últimamente las marcas se han sumado a la moda del real time, aprovechar el momento con ingenio para generar contenidos que puedan convertirse en virales porque tratan un tema de actualidad.

No me refiero a los momentos para los que se suelen generar contenidos ad hoc pero que son fácilmente planificables, como el día del padre o de la madre, acontecimientos deportivos, etc. A veces se habla de estos posts como real time, pero todo lo que no requiera un “aquí y ahora”, todo lo que pueda aparecer en nuestra planificación del mes o de la semana, no será real time.

Uno de los primeros ejemplos de real time épico que recuerdo es este, en el que Oreo aprovechaba un apagón en pleno espectáculo de la Super Bowl. Parece simple, ¿verdad? Sí, pero hay que estar ahí para ver que hay un apagón, y pensar la idea, y ejecutarla, y llevarla a cabo.

superbowl-oreo

En realidad no estamos hablando de nada nuevo. ¿Cuánto tardaba Twitter en estar inundado de chistes, memes y parodias de todo cuanto iba aconteciendo en el panorama mundial? La diferencia es que ahora son las marcas las que quieren aportar su granito de arena a esta tormenta de inmediatez, consiguiendo de paso el mayor ruido posible.

Esta misma semana hemos vivido dos momentos ideales para generar contenidos real time: el terremoto que sacudió parte de España y la polémica por el color del dichoso vestido que yo veo azul y marrón y la gente se empeña en decir que es blanco y dorado.

Cuando la tierra acababa de temblar y en Albacete seguramente algunas piernas seguían temblando, Mahou y Ford ya habían sacado esto:

ford mahou

Una imagen de archivo que no necesita ser retocada para la ocasión, un copy divertido y ya tenemos post. Pero cuidado, estamos hablando de temas que pueden ser delicados. Ya se sabía que no había sido grave, pero con que a una persona en Albacete se le hubiera caído su casa, ambas marcas podrían haber tenido un problema por su falta de consideración. En este caso no pasó nada, pero a veces la obsesión por ser el primero nos puede jugar malas pasadas.

El real time es arriesgado, es divertido, es estresante, y desde aquel momento del apagón y Oreo, tenemos la idea de que genera momentos épicos y contenido viral. Pero ya sabemos la velocidad con la que ocurre todo en redes sociales. Tan pronto como llega una moda, se pasa. Y ya no basta con tener una idea y tenerla rápido, debemos contar con que muchos otros la pueden tener parecida. Aquí tenemos a Mini, que fue más precavido y esperó a saber que no había daños importantes antes de publicar, pero que no supo aprovechar el tiempo que había tenido para pensar.

mini

¿Cuántos usuarios se adjudicaron el origen del terremoto y tuitearon sus disculpas y explicaciones? ¿De verdad queremos ser uno más?

Algo parecido ocurrió con el famoso vestido. El primero que yo vi fue este, que me pareció grandioso.

manchester united

A partir de ahí empezaron a aparecer productos de todo tipo en su versión azul y marrón y blanca y dorada. Que está muy bien, pero si queremos destacar no sirve de mucho. Quizá la primera pregunta antes de publicar sea “¿A cuántos se les puede ocurrir esto mismo o algo parecido?” Si es fácil que sean muchos, en mi opinión la idea no vale y hay que buscar otra.

Pensemos que hay marcas que no pueden aprovechar estas oportunidades. Conozco una de cerca en la que la burocracia necesaria para publicar cualquier post es tan complicada que en el último mes han perdido dos grandísimas ideas que se han quedado sin publicar porque no se dio el OK a tiempo. Una de ellas era digna de premio, y ahí se quedó, archivada. Así que si nuestra marca confía en nosotros y nos permite publicar contenidos real time, vamos a pensar un poquito y a ser diferentes, que es lo que nos hará grandes.

¿Qué posts real time curiosos habéis visto últimamente?

Author: Esther Rosado